18/1/15

- Nubes por la habitación -

En mi habitación todo está nublado. El día pasa de rojo a naranja y después a negro. La noche asciende y nos sorprende tirados en el suelo de madera donde nos inspiramos y expiramos. Miramos mientras, al reloj que va arrastrando las horas y vomitamos sangre a partes iguales; espero que nuestro tipo de sangre sea compatible. Quisiera disfrazarme de piedra y salir a tropezar, caer sin darme cuenta, allá donde vaya siempre creo borrones. Todavía tengo muchos nudos que deshacer y mucha tela que cortar para poder vestirme de astronauta y quedar como un idiota mientras sigo sin saber lo que hago, pero aún así, quiero hacerlo. Y si sonrío es porque ya lo sé. Y no hablo del "para siempre", hablo del "mañana será otro día" y "continuará", hablo de que quizá, esta vez no haya que huir y de que huir esta vez signifique ir corriendo a buscarte. Y así, el sobrevivir se hizo por escrito mientras el mundo giraba. Y me pregunto si, dondequiera que estemos cada uno de nosotros, aunque sea en extremos opuestos del planeta, llegaremos a estar algún día juntos de nuevo. Mentiría  si dijera que no te quiero a mi lado, así que solo esperaré. Como quien espera algo con tanto valor que se acaba olvidando de ello. Solo que en este caso no lo voy a olvidar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario